La mirada nublada

Hoy es uno de esos días en los que uno desearía poder quedarse en su cama llorando todas las lagrimas que aun quedan por llorar. Pero no, uno se levanta, se viste y trata de hacer que este día sea bueno o al menos que valga la pena.

Pasan las horas y el sentimiento de tristeza es peor, ya no suena el celular y aparece tu sonrisa en la imagen de la pantalla llamándome como cada mañana preguntándome: hola, ¿hija, como estas? ¿Como te levantaste hoy? Solo hay silencio y recuerdos, hermosos, pero ahora son solo eso, recuerdos imborrables que no puedo evitar traer a mi memoria. A veces no se si no es peor porque acrecienta mi dolor de que ya no estés ahí.

Pasado el mediodía decido salir a hacer unas compras, pero me es difícil disimular mi rostro triste y mis lagrimas que no dejan de rodar por mis mejillas a pesar de tener mis lentes de sol, la gente me mira y en sus rostros veo expresión ¿de compasión, tal vez? No lo sé, pero me miran raro.

Regreso a mi departamento y siento hambre (cosa poco habitual últimamente desde tu partida) y me preparo algo rápido para comer. Sinceramente no lo disfruto, simplemente siento que la comida pasa de forma dificultosa por mi garganta que tiene ese nudo que no se va más.

Siguen pasando las horas, miro por mi ventana y afuera la gente pasa feliz, todos en compañía, alguno que otro solitario, pero la mayoría va en familia o entre amigos. El día es hermoso y el sol brilla en lo alto de un cielo totalmente azul, la temperatura es agradable y no hace mucho calor, entonces decido salir e ir hasta el rio que es mi lugar favorito en la ciudad, lugar que me transmite calma, paz, me “resetea” como digo yo. Pero no esta vez, no hoy…

Mi hermano me manda unos audios desde mi país, pero en todos ellos “elude perspicazmente” el tema y solo me habla de cosas banales para distraer, lo que para mi es aun peor porque lo que yo necesito es hablarlo.

Sentada en una banca frente al rio intento meditar, pero los pensamientos vienen a mi mente y las lágrimas, una vez más, comienzan a brotar a borbotones y ya no lo puedo disimular. La gente pasa frente a mi y prefieren ignora mi presencia, me observan de reojo y continúan su andar entre risas y conversaciones como al pasar. ¡Decido finalmente irme de allí!

En el camino de regreso no puedo ver nitido elcamino ni la gente que tengo frente a mi, todo es distorsionado debido a mis ojos repletos de lagrimas aun por caer y entonces me pregunto ¿cómo puede ser que me sienta así tan mal, tan triste y no pueda avanzar? Y es que una parte de mi se fue con vos mama y eso nada ni nadie lo va a cambiar.

“¿Cuál es la diferencia entre espiritualidad y moralidad?

¿Cuál es la diferencia entre espiritualidad y moralidad?
La moral influye absolutamente en tu vida espiritual, pero el espíritu no juzga. Tener una moral estricta puede llevar a uno a tener un sentido de justicia. Tu corazón está en el lugar correcto, pero tu mente se enfoca en tu superioridad en lugar de la igualdad inherente con los demás. Es posible que hoy tengas una experiencia en la que se te imponga la moralidad de alguien. No dudes de tu propio razonamiento. Continúa siguiendo el camino de tu espíritu.

El adiós más difícil de dar

El adiós más difícil de dar

Hace apenas una semana y unos días que mi mama decidió partir así de la nada.

Tal vez no previo hacerlo así, pero para nosotros (mi hermano, su familia y yo) así lo fue. Ese día ella estaba muy contenta. Ya desde la mañana se la notaba así al oír su voz como lo hacía cada mañana cuando me llamaba desde Argentina luego de desayunar. Por la tarde, cuando yo tomaba el tren para ir al trabajo, ella me enviaba mensajes deseándome una buena jornada laboral, como solía decir. Y luego, en los cortes para comer en el trabajo, nos comunicábamos solo por mensajes de texto, pero esa noche (para mí en UK que trabajo turno noche) fue diferente, ¡ella me pidió si podía llamarme a lo que me intrigo y enseguida le dije que sí! Supuse que tal vez le habría pasado algo o quería contarme algo que necesitaba sacar hacia afuera pero no, solo quería contarme una situación hermosa de madre e hijo que había tenido esa tarde y no quería esperar al día siguiente para contármelo. Se la oia feliz, hasta hizo bromas y demás y me deseo que terminara bien mi jornada y se me pasaran las horas (ya que a veces parece que el tiempo nunca pasara en el trabajo) y se despidió con un “hasta mañana querida” … (ese mañana nunca llegaría para ella) Jamás podría haber intuido que esa sería nuestra última comunicación telefónica ¿Como saberlo?

Pasaron las horas y yo me quede pensando y con mi corazón contento de haberla escuchado tan entusiasmada y, cuando finalmente llego la hora de irme ahí cambio el curso de mi vida para siempre…

¡Veo dos llamadas perdidas en mi celular provenientes de mi hermano! ¿A las 04:40 am? Inmediatamente respondo y no podía ni hablarme, yo ya intuía lo peor porque él nunca me llamaría a esa hora, y solo pudo pronunciar las mas tristes palabras que jamás desearíamos escuchar sobre nuestra madre “se nos fue, nos dejó”

Podrán imaginarse a partir de ahí como me sentiría, esa mañana, tome el bus y el tren hacia mi ciudad, luego camine a casa como lo hago cada mañana luego de trabajar, pero créanme que fue el trayecto más largo de mi vida y totalmente en “automático” ya que pensaba tanto que, a la vez, no podía pensar.

Con mi mama fuimos siempre muy unidas y muy compañeras, amigas confidentes, ¡TODO! No me entraba en la cabeza que ahora ya no escucharía mas su voz o tendría su opinión sobre algo que quisiera preguntarle o las fotos que cada vez que veía una bonita flor tomaba para luego enviársela a ella.

Como dije, ha pasado un poco mas de una semana y aun sigo sintiendo y pensando (o tratando de no hacerlo) lo mismo. El dolor es tan grande que siento como si un trozo de mi corazón se hubiese ido con ella, como si una parte de mi hubiese también partido con ella. Yo no tengo familia propia aquí donde vivo, pero gracias a Dios tengo muchas personas lindas que me llenaron de mensajes y abrazos virtuales a la distancia y también a mi amiga Josefina que si me los pudo dar porque vivimos en la misma ciudad y esos abrazos y mensajes son los que me han mantenido entera (a pesar de tener mi corazón hecho pedazos) durante estos días. Así que AGRADEZCO a cada uno de ellos por ser tan lindas personas.

Se que no soy la única que perdió a su mama y creo que cada uno toma la noticia y vive el duelo de manera diferente, pero en mi caso, ella siempre estará a mi lado y continuare preguntándole cosas y tratare de escuchar su respuesta en mi corazón. Mirare sus fotos con cariño, en las cuales siempre se la veía tan hermosa ya que era muy fotogénica (cosa que yo no herede). ¡Y claro, tendré presente cada hermoso recuerdo vivido junto a ella durante los 40 años compartidos!

¡Fuiste y serás la mejor madre que podía tocarme, GRACIAS por haberme elegido para ser tu hija!

¡HASTA SIEMPRE MAMA!

FELICES PASCUAS DE RESURRECCION!

Seguramente para todos la Pascua tenga diferentes significados. Por ejemplo: Estan los que le dan el verdadero valor religioso, el que solo lo espera para comprar huevos de chocolate y rosca de pascuas y aquellos (un poco menos este año dependiendo el lugar geografico donde se encuentren) los que lo utilizan para vacacionar. Podria criticarse pero cada uno, como dije, lo vive de diferente forma.

Yo les propongo verlo y analizarlo como nuestra propia resurreccion, como una nueva oportunidad que nos diera la vida de cambiar algo, de hacer algo mejor o algo por el otro sin esperar nada a cambio, por el simple hecho de dedicarle tiempo y amor al projimo que, a la vez, te llegara como recompensa en su momento en bendiciones materializadas en diferentes formas (amor, familia, dinero, trabajo, salud, etc)

La Semana Santa es un momento de detenernos a pensar, reflexionar y reencontrarnos con nosotros mismos para ver en que momento de nuestras vidas estamos y como estamos y si es lo que en verdad queremos o deseamos cambiar algo en ella.

Les propongo aprovechar este momento tan especial del año para vivirlo en familia y, si te encuentras solo/a, compartelo con quien tengas mas cerca o contigo mismo/a que no es poco.

FELICES PASCUAS para tod@s!

La paloma en el Warehouse (deposito)

Como algunos de Uds. sabrán (lo menciono a diario en mis publicaciones en las redes y también en mi libro) trabajo en Amazon. Allí, desde hace algunos meses, han aparecido en diferentes ocasiones palomas que, evidentemente se han escabullido para entrar al warehouse, pero no han encontrado la forma de escapar y volver a su libertad.

Hoy quiero escribir y contarles sobre esto porque, aunque parezca algo menor, créanme que no lo es y que perfectamente se puede trasladar a la vida diaria de cada uno de Uds. Continúen leyendo y ya verán por qué se los digo…

 

Como les decía, de tanto en tanto aparece alguna paloma sobrevolando nuestras estaciones de trabajo y, sobre todo, esquivando, asustadas, a los robots que transportan los pods con mercadería que se mueven de aquí para allá y claro, no notan la presencia de estos “emplumados visitantes”. Pero hubo una de ellas que fue la que más llamó mi atención y me llevo a escribir estas palabras al respecto y fue hace un par de semanas atrás (yo trabajo turno noche) que la vi allí en el piso, asustada, esquivando a los robots, caminando con dificultad ya que se veía que una de sus patas estaba lesionada. Su estado en general era deplorable, se notaba que hacía bastante tiempo que estaba allí adentro, y claro, no hay forma de que consiguiera alimento o agua, entonces, al regresar de mi break le tire unas migas de pan para que al menos ese día pudiera alimentarse. Realmente desconozco si lo hizo porque más tarde me cambiaron a otra estación y ya no volví a verla.

Pero les decía que me llamo mucho la atención su aspecto.  Estaba posada sobre uno de los tantos cabes que hay en el techo y se la notaba triste, cansada, sin esperanzas podría decirse. Sincera y lamentablemente, quien la veía, no le daba mucho tiempo de subsistir en esas condiciones, pero tampoco había posibilidad de atraparla para liberarla.

Viéndola volar sin rumbo, me vino esta comparación a mi mente: ella en si se encontraba libre ya que podía volar, pero a la vez, atrapada en un lugar que no era el que deseaba ni debía estar. Ella necesitaba salir al mundo exterior, respirar el aire, conseguir su propio alimento, dormir en su hábitat, en fin, ¡sentirse en libertad! ¡Y entonces pensé en cuantas personas se sienten así, como esa paloma! Se desplazan libremente, tienen un trabajo, un lugar donde vivir, pero no disfrutan lo que hacen o se sienten atrapadas en sus vidas que quizás no eligieron pero que por algún motivo se encuentran viviéndolas si ver “escapatoria”.

Debo confesar que conozco varias personas que se parecen a esa triste paloma, que tratan de mostrar una cara (con maquillaje, o un traje) pero que, en verdad, dentro suyo solo hay vacío y tristeza. Que miran y suenan con el mundo exterior que ellos -creen- jamás podrán alcanzar y continúan sus vidas diarias como zombies, de forma casi mecánica sin disfrutar en verdad este paso por la vida en el que TODOS merecemos ser FELICES y disfrutar.

Pero no todo está perdido para ellos/as! ¡Quizás la paloma no haya tenido la oportunidad de regresar a su hábitat o de encontrar un alma caritativa dentro del warehouse que se apiade de ella y la libere, pero las personas SI lo tienen! Y si no es un amigo o familiar, para eso estamos los coach de vida, para que descubran lo que en verdad “extrañan” de esa vida que quizás tuvieron hace mucho tiempo y añoran o, que piensan, que jamás alcanzaran y ayudarlos a “liberarse” de esos pensamientos limitantes de-no-poder para comenzar a confiar en que también pueden lograr lo que se propongan.

 

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

FELIZ DIA A TODAS LAS MUJERES DEL MUNDO!

Hoy, para celebrarlo, con todas Uds, decidi tomar prestado este trozo de poesia de Marcela Serrano extraido del libro “Antigua vida mia” que me ha gustado mucho y creo que refleja muy bien a la MUJER. Espero les guste tanto como a mi.

“Una mujer es la historia de sus actos y pensamientos, de sus células y neuronas, de sus heridas y entusiasmos, de sus amores y desamores.
Una mujer es inevitablemente la historia de su vientre, de las semillas que en él fecundaron, o no lo hicieron, o dejaron de hacerlo, y del momento aquél, el único en que se es diosa.
Una mujer es la historia de lo pequeño, lo trivial, lo cotidiano, la suma de lo callado. Una mujer es siempre la historia de muchos hombres. Una mujer es la historia de su pueblo y de su raza. Y es la historia de sus raíces y de su origen, de cada mujer que fue alimentada por la anterior, para que ella naciera: una mujer es la historia de su sangre.
Pero también es la historia de una conciencia y de sus luchas interiores.
También una mujer es la historia de su utopía”.
Marcela Serrano, Antigua vida mía