¿Quién o qué nos ha robado la Navidad?

Este año, como bien todos saben, ¡ha sido muy difícil! Y, por si fuera poco, todo lo sucedido (virus, perdida de seres queridos, falta de libertad, sentir el encierro, ¡etc.) ahora también nos han robado la Navidad!

Donde yo vivo, la Navidad se espera durante todo el ano, se percibe ya los meses previos ese entusiasmo porque llegue esa fecha. A gente comienza a comprar papeles para envolver regalos, libretas para hacer listas de las personas a quien enviarles tarjetas postales, se comienza a preparar la casa con una limpieza general anual, en fin, ¡todo es alegría y preparación! ¿Y saben por qué? Porque para ellos es sinónimo de ESPERANZA de alegría, de reunión familiar, de preparar esos exquisitos platos que disfrutaran sus familiares y amigos alrededor de una mesa con la calidez de sus anfitriones al prepararla.

Todo lo que por años hemos visto en las películas, bueno, ¡aquí lo veo de verdad! He visto pasar autos cargando en su techo enormes pinos naturales que, al llegar a casa, se convertirán en hermosos arboles de Navidad. Niños y adultos vestir sweaters o vestidos con motivos navideños. Las calles llenarse de luces y adornos para poner ese toque de alegría y color y el enorme e imponente árbol en el centro de la ciudad donde todos (¿y quién no?) se toma una fotografía con él.

En cambio, donde yo vivía antes, poca gente “deseaba” que llegue la Navidad…

¿Y eso, mi último ano allí me llevo a realizar una especie de encuesta y preguntarle a la gente por que no quería que llegase esa época del año? A la cual la mayoría respondió: Porque ya no tenemos esas largas mesas rodeados de nuestros seres queridos (abuelos, padres, tíos) y ya no es lo mismo… ahora solo piensan en los regalos, están pendientes de los celulares, prácticamente ni se visitan durante el ano, entonces, ¿qué vamos a celebrar?

A lo que yo les respondí: ¡Es verdad! ¡Pero también hay mucho por celebrar! Un ano más de vida, el poder aun reunirse, el tener una comida sobre la mesa, el que todos tengan un trabajo, siempre hay algo, ¡solo hay que ponerse a pensar y AGRADECER por ello!

En fin, volviendo a este ano, ¡creo que muchos comprendieron eso! Y lo que sucedió fue que, cuando faltaban tan solo 4 días parala Navidad y todo el mundo tenía su árbol erguido en su living, su pavo en la heladera, sus regalos ya envueltos y sus tarjetas postales enviadas… “alguien/algo” nos robó esa ilusión y tuvimos que suspenderlo todo. Todo se convirtió en tristeza, los rostros de la gente por las calles ya no eran de entusiasmo, no había animo y no se sabía siquiera si los familiares más directos podrían venir a compartir la cena. Pero entonces, surgió de dentro de sus corazones ese calor de celebrar igualmente que ESTABAN que había igualmente y pese a todo ALGO por festejar o al menos AGRADECER y fue así que decidieron, llámenlo acto de rebeldía tal vez o al mejor estilo de las películas de espías cuando se reunían en secreto, hacerlo, pero claro, con los recaudos necesarios, ¡pero reunirse y celebrar al fin! Y eso, amigos, es tener la llama de la ESPERANZA encendida y querer luchar por los sueños y por lo que en verdad importa: ¡estar unidos y en bienestar! 

¡Donde sea que te encuentres y desde donde sea que leas este post, espero hayas tenido una hermosa Navidad!

Photo by Kristina Paukshtite from Pexels

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *